Los 10 mejores remedios caseros y curas naturales para la fibromialgia - Las coas en tu Hogar

Los 10 mejores remedios caseros y curas naturales para la fibromialgia

La fibromialgia también se conoce como fibromiositis o fibrositis. Es una enfermedad crónica que se caracteriza por un dolor generalizado. Es más común en mujeres que en hombres. Se desconoce la causa exacta de la fibromialgia. Las posibles causas y factores de riesgo son estrés, mal acondicionamiento físico, patrón de sueño alterado, infecciones virales, enfermedades reumáticas, cirugías, traumatismos en el cerebro o la médula espinal, alteraciones hormonales y genética. También hay algunos médicos que creen que puede ser el resultado de una combinación de factores estresantes emocionales y físicos. Los síntomas más comunes de la fibromialgia son fatiga, rigidez en las articulaciones (especialmente por la mañana), ciertos alimentos y frío, medicamentos, luces brillantes, olores, sensibilidad al ruido, entumecimiento u hormigueo y dolor muscular debilitante. Las personas que padecen fibromialgia también tienden a tener depresión, ansiedad, trastornos del sueño, ATM (trastornos de la articulación temporomandibular), síndrome del intestino irritable y migrañas. Esta condición no es fácil de tratar y no existe una cura definitiva. El objetivo principal del tratamiento es aliviar los síntomas de la fibromialgia. Esto se puede hacer con medicamentos y algunos remedios caseros. Hable con su médico antes de comenzar a usar algunos de los remedios caseros para la fibromialgia que se mencionan a continuación.

Remedios caseros para la fibromialgia

Ácidos grasos omega-3:  son grasas insaturadas que pueden ayudar a disminuir el dolor neuropático y la inflamación. También pueden frenar la rigidez y el dolor articular. Debe tomar una o dos cucharadas de aceite de pescado a diario. También se pueden comer pescados grasos como salmón salvaje, atún, anchoas, sardinas y arenques, dos o tres veces por semana. También existen otras fuentes de ácidos grasos Omega-3 como el aceite de soja, aceite de canola, nueces y semillas de lino. También puede tomar suplementos de Omega – 3, pero hable con su médico antes de comenzar a usarlos. Los suplementos de omega 3 o el aceite de pescado pueden interferir con los medicamentos anticoagulantes.

Pimienta de Cayena:  este remedio casero tiene un compuesto llamado capsaicina que actúa como un analgésico natural. Es bueno para la circulación sanguínea adecuada. Debe tomar cápsulas o extractos de pimienta de cayena. Debe consultar a su médico para obtener la dosis adecuada. También puede incluir pimienta de cayena en su cocina. También puede aplicar una pequeña cantidad de crema de capsaicina que tiene 0.025% de capsaicina en las áreas doloridas y dejar que permanezca allí durante unos treinta minutos. Debe repetir este tratamiento natural hasta tres veces al día. Nunca debe aplicar crema de capsaicina o pimienta de cayena sobre la piel inflamada o rota.

Tratamientos naturales para la fibromialgia

Cúrcuma: la  cúrcuma tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a tratar la fibromialgia acompañada de enfermedad reumática. Tiene un compuesto conocido como curcumina que puede aliviar la rigidez y el dolor. Debe mezclar de ½ a una cucharadita de cúrcuma en polvo en una taza de leche. Debes calentarlo hasta que hierva y luego dejar que se enfríe. Debe beberlo una o dos veces al día. También puede incluir la cúrcuma en su cocina. Hay otra opción y es tomar cúrcuma en forma de suplemento. Debe tomar de 400 a 600 mg de estos suplementos, tres veces al día. Debe hablar con su médico antes de comenzar cualquier régimen de suplementos.

Masaje: la  terapia de masaje puede ayudar a relajar los músculos. Mejorará el rango de movimiento en sus articulaciones. Puede aliviar el estrés y puede estimular la producción de sustancias químicas que actúan como analgésicos naturales del cuerpo. MLDT (terapia de drenaje linfático manual) es un tipo de masaje beneficioso para la fibromialgia. Puede aflojar los bloqueos linfáticos que podrían provocar dolor. Debe recibir su masaje de un masajista que tenga experiencia con la fibromialgia porque esto puede ayudarlo a obtener los mejores resultados.

Jengibre:  este remedio casero tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias que pueden ayudar a reducir los síntomas de la fibromialgia. Debe agregar una cucharadita de jengibre recién rallado a una taza de agua hirviendo. Déjelo hervir a fuego lento durante unos diez minutos. Cuela y bebe este remedio casero hasta tres veces al día. También puedes tomar tabletas de jengibre. Debe hablar con su médico para conocer la dosis adecuada y la idoneidad.

Acupresión y acupuntura: Estas técnicas pueden ayudar a controlar los síntomas de la fibromialgia restaurando los niveles de energía vital que fluyen a través de las vías de energía en su cuerpo y cambiando los niveles de neurotransmisores en su cerebro y médula espinal. Estas terapias pueden aliviar el dolor, lo que también puede reducir la ansiedad e inducir la relajación. Dependiendo de sus síntomas y la ubicación de sus puntos sensibles, debe presionar suavemente los puntos gatillo sensibles durante unos segundos. También puede frotar ligeramente los puntos gatillo en círculos pequeños sin aplicar presión. Debe pedirle a su fisioterapeuta, neurólogo o médico que le sugiera un acupresurista o acupunturista calificado que pueda seleccionar los puntos de acupuntura adecuados para su tratamiento en función de su energía qi y sus síntomas. Para obtener los mejores resultados, debe combinar la acupuntura con la acupresión con masajes, ejercicio,

Vinagre de sidra de manzana:  este remedio casero puede ayudar a equilibrar los niveles de pH de su cuerpo, mejorar la circulación y reducir el estrés oxidativo. Esto puede ayudar a reducir los síntomas de la fibromialgia, como inflamación, hinchazón, dolor en las articulaciones, dolores de cabeza, fatiga y problemas gastrointestinales. En un vaso de agua debes agregar una o dos cucharadas de vinagre de sidra de manzana crudo y sin filtrar. Si lo desea, puede agregarle un poco de miel. Debes beberlo dos veces al día. Si no está acostumbrado a tomar vinagre de sidra de manzana, debe comenzar agregando una cucharadita a un vaso de agua y debe aumentar gradualmente esta dosis.

Sal de Epsom:  este es un sulfato de magnesio. Cuando se sumerja en un baño de sal de Epsom, esto ayudará a su cuerpo a absorber el magnesio. En muchos casos, la deficiencia de magnesio es la causa de la fibromialgia. Este es un baño relajante que puede ayudar a reducir el dolor e inducir la relajación. Debe mezclar dos tazas de sal de Epsom en agua tibia del baño. Debe sumergir su cuerpo en él durante unos veinte minutos. Debe realizar este tratamiento natural hasta tres veces por semana.

Ejercicio: Se descubrió que participar en un programa de ejercicio a largo plazo puede ayudar a reducir los síntomas de la fibromialgia. El ejercicio puede ayudar a prevenir el desgaste muscular y también restaurará el equilibrio neuroquímico del cuerpo que puede aumentar los niveles de dolor, que combaten las sustancias químicas llamadas endorfinas. Puede reducir el estrés y desencadenar un estado emocional positivo. Debe comenzar con veinte minutos de ejercicios de bajo impacto, tres veces por semana y luego debe aumentar la frecuencia y duración. Estos pueden incluir aeróbicos acuáticos, ejercicios de equilibrio, ejercicios de flexibilidad, ejercicios de fuerza, ejercicios sentados y caminar. Los ejercicios de acondicionamiento aeróbico, los ejercicios de fortalecimiento y los ejercicios de amplitud de movimiento son tipos de ejercicios que son seguros para la mayoría de los pacientes. Los médicos sugieren comenzar con ejercicios leves y luego ir lentamente para evitar que los síntomas se agraven. Puede comenzar con algunas actividades regulares y de estiramiento, como hacer tareas domésticas, jardinería o subir escaleras y gradualmente pasar a ejercicios constantes. Debe tener en cuenta que la fatiga y el dolor pueden dificultar el ejercicio, por lo que es imperativo estar físicamente activo.

Yoga y meditación: Las técnicas de relajación como la respiración profunda, la meditación, el tai chi y el yoga pueden ayudar mucho en el control de los síntomas de la fibromialgia. Hubo un estudio en 2010 en el que se dijo que el yoga puede ayudar a combatir los síntomas de la fibromialgia como falta de equilibrio, depresión, ansiedad, mala memoria, falta de sueño, fatiga, rigidez y dolor. También hubo otro estudio realizado en 2011 en el que se encontró que una clase de hatha yoga de 75 minutos, dos veces por semana durante 8 semanas, puede ayudar a aumentar los niveles de cortisol en mujeres que tienen fibromialgia, mejorando así la atención plena y reduciendo el dolor. Las personas que tienen fibromialgia tienden a tener niveles más bajos de lo normal de la hormona cortisol. Debes practicar yoga durante veinte a 40 minutos a diario. Deberías unirte a una clase de tai chi. Puedes practicar la meditación de atención plena durante veinte o treinta minutos a diario.

error: Content is protected !!